Temas de Interés | Constipación Parte 2


Temas de Interés | Constipación Parte 2

Parte 1
Por otra parte la constipación crónica se da cuando se perpetúa por un período prolongado. Se asocia con parálisis muscular o postración o ingesta de algún medicamento.
CUÁLES SON LOS SINTOMAS?
*Disminución del número de deposiciones
* Dolor abdominal
* Dolor en la defecación
* Ensuciamiento de la ropa interior
* Falta de apetito
* Infección urinaria
* Incontinencia urinaria
QUÉ HAGO SI MI HIJO SE CONSTIPA?
En primer lugar consultar con tu pediatra de confianza para poder determinar la “causa” de la constipación y su origen. Una vez hecho esto seguramente te vas a encontrar con las siguientes propuestas:
Medidas caseras:
– Tomar mucho líquido, sin azúcar ni gas. Preferentemente agua.
– Aumentar la ingesta de fibras en las comidas, ya sean verduras de hoja, frutas con su cáscara, semillas, salvado de trigo en polvo.
– No comer muchas golosinas y productos manufacturados. Siempre lo mas natural es lo mas sano.
– Adquirir un “hábito evacuatorio”. Tratar de ofrecerle al chico después de cada comida “sentarse en el inodoro” o pelela a HACER FUERZA. No sirve llevarse libros y juguetes mientras se está sentado en el inodoro. Es importante estar concentrados y entender que están ahí con un solo objetivo que es hacer caca. Serán 5 minutitos nomas… y si las ganas no vienen a otra cosa mariposa.
– Si el chico se sienta en el inodoro observá si sus pies llegan a tocar el piso del baño. Si no llegan, ponele unas guías de teléfono o algún escaloncito porque de esa forma es más fácil “hacer fuerza”.
Medidas indicadas por el pediatra:
– Ingesta de vaselina líquida en jalea
– Jarabes “ablandadores” de la materia fecal
– Otras medicaciones bebibles de efecto catártico
– En casos más graves de “impactación de materia fecal”, enemas evacuantes oleosalinos
De todas maneras volvemos a remarcar que DEBEN CONSULTAR CON UN PEDIATRA todas estas dudas porque hay mucho mito urbano dando vueltas sobre este tema y mucha gente “opinando y aconsejando” de buena fé pero que sin quererlo pueden estar perjudicando mas que beneficiando. Así que ante cualquier duda un simple llamado al pediatra alcanza o en una visita rapidita a la guardia podremos ayudarlos!

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *