Crianza Respetuosa, Consciente, Empática


  Crianza Respetuosa, Consciente, Empática

 

Familia Crianza Respetuosa

 

Durante mucho tiempo la crianza fue guiada y sometida a indicaciones, imposiciones, consejos y modificaciones para adaptarse al ritmo que la sociedad requería. Se perdió de algún modo la confianza en el simple hecho de conectar desde el corazón, desde nuestro instinto más puro de responder  al de escuchar las demandas de los que amamos y las nuestras.

En la búsqueda por recuperar esto es que nacen estos estilos de crianza que se apoyan en la teoría del apego seguro.

Crianza respetuosa

Se caracteriza por el respeto del niño y a su trato con igualdad de derechos que a los adultos.  

Cuando hablamos de criar con respeto  hablamos como la base fundamental de cualquier relación desde su inicio hasta el fin. Por lo que cada individuo  debe ser respetado desde su concepción, embarazo y parto y en cada etapa de su  desarrollo.                                                                                                                   

 Respetándolo física y emocionalmente. Cómo ser independiente y único. Con sus necesidades e intereses particulares.                      

Nos invita a  interiorizarnos en aquello que es normal y habitual  para la edad de nuestros hijos y nos estimula a reconocer  aquello que distingue a cada uno.

Nos impulsa a escucharlos y escucharnos, conectarnos desde el amor  y a buscar herramientas para acompañarlos a desarrollar su máximo potencial.

Crianza Consciente

Porque nos estimula a los adultos a hacer un trabajo personal por nosotros y por los niños,

Nos invita a conocernos, respetarnos, escucharnos, buscar opciones para vincularnos con los niños desde un lugar emocionalmente positivo para los dos,

No dejar que nuestros deseos y necesidades, nuestros modos a veces modificados por lo exterior, las demandas, responsabilidades  y  presiones nos dominen anulando al niño como ser con sus deseos y necesidades.

Al poder nosotros como adultos reconocernos y saber enfrentar y manejar nuestras emociones podemos con el ejemplo acompañar a los niños  ya desde pequeños  a enfrentar la vida desde otro lugar. Para esto debemos estar dispuestos nosotros a informarnos, capacitarnos y tener una verdadera libertad de elección al actuar del modo que consideremos mejor.

 

 Crianza empática

Nos invita a tratar de identificarnos con el otro para poder interpretar que es lo que le pasa, para poder comprender qué siente realmente, por qué actúa como actúa y poder ayudarlo y acompañarlo.

En el caso de los niños esto es muy importante porque muchas veces ellos hacen simplemente lo que pueden y no tiene que ver con lo que sienten sino con la incapacidad de identificar realmente lo que les pasa o  la dificultad de poder encontrar una mejor manera para resolver la situación.

Entonces  ayudarlos a comprenderse, a saber qué es lo que están sintiendo, que es lo que están experimentando emocional y fisicamente y orientarlos a buscar herramientas para poder buscar soluciones que sumen y construyan  los llena de habilidades que le cambiaran su vida a largo plazo.  

Para empatizar con el otro debemos despojarnos de nuestra visión de las cosas y simplemente  conectar con el otro. Debemos frenar y no reaccionar sin intentar realmente entender que le pasa al otro, que necesidad no atendida lo lleva a actuar así.

No empatizar nos distancia. Nos hace juzgar o incluso tratar al otro de un modo agresivo, irrespetuoso.  Tener compasión, empatizar, nos ayuda a conectarnos mejor.